Blues Control & Laraaji – FRKWYS Vol. 8 (Rvng Intl., 2011)

2 Posted by - 4 noviembre, 2014 - Reviews

pic

Este es el resultado de una sesión de cuatro horas que reunió al dúo de Russ Waterhouse y Lea Chorus con el multiinstrumentista que alguna vez grabó con Brian Eno. Sítar, vocalizaciones y sucesivas capas de sonidos que se convierten en un trance envolvente.

Este es un disco de otros tiempos. En una época que obliga a tragar música sin digerir si se trata de estar al día, es una pausa reconfortante; en ciudades donde los acontecimientos parecen suceder sin pausa, es una parada para tomar nuevos bríos. Escuchar música como ésta puede ser un gesto atípico en el presente y todo tiene relación con los tiempos.

Blues Control es el dúo del guitarrista Russ Waterhouse y la tecladista Lea Cho, que desde 2006 ha editado una serie de grabaciones que giran en torno a la experimentación y el ruido y que en mayo de 2014 visitó Santiago. En este disco se reúnen con Laraaji, multinstrumentista nacido en 1943 como Edward Larry Gordon, cuyos experimentos con el sítar llegaron a una gran audiencia en 1980, cuando editó Day of Radiance como parte de la serie de música ambiental producida por Brian Eno. La excusa para juntarlos es FRKWYS, la serie de discos que el sello RVNG viene desarrollando desde 2009 con base en Brooklyn. Como una digresión nacida a partir del trabajo que hiciera Folkways desde los ’40, la colección pretende registrar a músicos contemporáneos junto a lo que llaman sus “progenitores”, por medio de remezclas, reinterpretaciones o, como en este caso, colaboraciones cuyo fruto sean composiciones originales.

Según la información oficial, el disco es el registro de una sesión del 9 de diciembre de 2010: cuatro horas en los estudios Black Dirt, en el estado de Nueva York, en las que se unió ocasionalmente Arji Cakouros, colaboradora habitual de Laraaji. Son cuatro pasajes que varían entre siete y once minutos, aunque en realidad podría ser una sola pieza de más de media hora. En ese lapso de tiempo se pueden escuchar sucesivas capas de teclados, ecos, tintineos y timbres que se repiten hasta convertirse en un trance envolvente. De pronto, asoman el sítar y algunas vocalizaciones, gruñidos y carcajadas; en otro instante (“City of love”) se aparece una batería con aroma krautrock, pero pronto se diluye en la misma maraña de sonidos y volvemos a esa espesura que domina todo el disco.

Eso en cuanto a la edición en vinilo, porque la digital contiene dos bonus tracks (“Somebody scream” y “Astral jam”) que se pueden oír como un disco aparte. Entre ambas suman más de 50 minutos y parecen ser un documento más crudo, más despojado de trucos de edición y menos apacible, con una presencia rítmica más relevante. Tanto así, que la última, “Astral jam”, acaba con un patrón rítmico que se confunde con la distorsión. Y a esa altura, con casi 90 minutos de contemplación en los oídos, los ritmos ya parecen todos entrelazados. Al final, todo es cuestión de tiempos.

disco chico

A1. Awakening day
A2. Light ships
B1. City of love
B2. Freeflow

No comments

Leave a reply