Lata Mangeshkar y Asha Bhosle: tras el telón de Bollywood

4 Posted by - 16 febrero, 2015 - Crónicas

02-4

Centenares de divas pasaron por Bollywood, la factoría cinematográfica más grande del mundo. Muchos rostros pero solo un puñado de voces femeninas: en la pantalla los labios de las actrices se movían pero seguramente eran Lata Mangeshkar y Asha Bhosle quienes hacían la magia tras el telón. Las hermanas fueron las voces predilectas de playback en India desde los años cincuenta hasta el cambio de milenio.

La muerte del patriarca en 1939 obligó a la hija mayor, Lata, a ganarse el pan para su madre y cinco hermanos cuando tenía diez años. Junto con Asha fueron ganando terreno en el competitivo mundo del filmi (música compuesta para el cine), dominado por colosos de la talla de Noor Jehan: denominada “reina de la melodía” cuya fama se extendía hasta Pakistán y la órbita árabe. La música era un asunto familiar, finalmente todos los hermanos se convertirían en reverenciados intérpretes o compositores.

Tras la independencia india del Imperio Británico en 1947, las hermanas cautivan con su estilo reposado, dulce y de matices espirituales (creado a imagen y semejanza de Noor Jehan). Lata puso voz a actrices que representaban en pantalla el arquetipo de la mujer postcolonial: calma, religiosa y de un aura etérea potenciada por los tonos del flamante technicolor. Gracias a su éxito, Lata se daba el lujo de elegir con qué compositor trabajar e impulsar producciones solo por su presencia en los créditos.

600x400

Ashla Bhosle (izquierda) y Lata Mangeshkar (derecha)

La historia era muy distinta para Asha, obligada a aceptar los papeles que llegasen. Así dio vida a exóticos números de cabaret y fue la voz de vampiresas peligrosas o pícaros personajes secundarios: los versos de “Aao Huzoor Tumko” (“Déjame llevarte lejos”) están interrumpidos por el ataque de hipo de una borrachera y en “Yeh Mera Dil” (“Mi corazón está enloquecido”) interpreta el embrujo de una bailarina exótica que intenta esconder un crimen. Este pie forzado le permitió exhibir los matices de una voz sensual y vibrante, mientras los compositores se aventuraban adaptando con sítar, tabla y armonio novedades occidentales como la psicodelia, el funk y el disco.

Con tales personalidades en las antípodas, fue sencillo caricaturizarlas: si Lata era azúcar, Asha era el picante, alimentando historias de hipotética rivalidad. Asha supo mantenerse en el tope de las listas al interpretar los ritmos de moda de cada época, mientras que Lata se dedicó además a la composición de bandas sonoras y producción fílmica. De ambas se perdieron registros certeros de la cantidad de canciones que interpretaron en 50 años: se estima que Asha cantó en mas de 800 películas y registró más de 12 mil temas; de Lata, incluso más. Las dos hoy son activas vocalistas que continúan llenando arenas no solo en su país, con una fanaticada que cruza generaciones.

Aun sin haber presenciado film alguno de Bollywood –industria que duplica los números de Hollywood-, su influencia permea la música occidental. Mangeskar se cuela en el soundtrack de “El eterno resplandor de una mente sin recuerdos” con dos cortes. Temas interpretados por Asha han sido sampleados por Tricky, The Prodigy y The Black Eyed Peas y su legado fue celebrado en “Brimful of Asha”, hit de la banda angloindia Cornershop. Hace unos años revisó su cancionero compuesto por su difunto marido R. D. Burman junto a las cuerdas de Kronos Quartet en el disco “You’ve stolen my heart”.

 

 

No comments

Leave a reply