Review: Bill Callahan – Dream River (2013)

5 Posted by - 5 noviembre, 2013 - Reviews

bill_callahan

Pareciera que los discos de Bill Callahan pueden envejecer de un solo modo: como una muestra de lo mejor de nuestros días.

“I really am a lucky man / flying this small plane”, canta Bill Callahan sobre el final de “Small plane”, la tercera canción de Dream river. A esa altura, ya ha quedado expuesto un doble ejercicio que se repite en los 40 minutos que dura el disco: la canción habla de volar sin sistema de navegación, de un río que parece divisarse desde las alturas y de lo que alcanzan a ver los ojos, pero también está usando esa escena como una metáfora: “I like it when I take the controls from you / And when you take the controls from me”, dice la misma canción. Un vínculo similar se puede encontrar en “Spring”, en cuyas líneas aparecen nubes y montañas antes de llegar a un clímax: “All I want to do is to make love to you / In the fertile dirt / In the fertile dirt / With a careless mind”.

De esta forma, Dream river parece volver constantemente sobre el contraste entre un individuo y un mundo que puede resultarle ajeno, fascinarlo y también aterrorizarlo, un tópico que el hombre que antes grabara como Smog ya ha abordado antes desde distintos ángulos. Así, muchas de estas canciones construyen imágenes con águilas (tal como en Sometimes I Wish We Were An Eagle, del 2009), gaviotas, mares, cielos, caminos y colinas, pero siempre enfrentadas a la voz de Bill Callahan. Y esa voz profunda, conmovedora, inquietante y que a ratos apenas se despega del recitado, es la que sostiene y maneja la tensión del disco.

Todo lo anterior, sin embargo, no sería posible sin la elegante sonoridad y los cuidados arreglos que se despliegan en cada una de las canciones. El crédito habría que atribuirlo quizás por igual a Beth Galiger, Thor Harris, Chojo Jacques y Matt Kinsey, que ilustran cada composición con flauta, clave, congas, batería, fiddle y guitarra. Pero si hay que escoger, que se lo lleven Harris y Kinsey: el primero aporta con inesperados ritmos, con un leve sabor latino; el segundo maneja una guitarra eléctrica cuyos arpegios y ecos coronan cada una de las canciones, incluso asumiendo el protagonismo, como en la mencionada “Spring”.

Así las cosas, pareciera que los discos de Bill Callahan pueden envejecer de un solo modo: como una muestra de lo mejor de nuestros días.

cover

Bill Callahan
Dream River
Drag City
2013

A1. The sing
A2. Javelin unlanding
A3. Small plane
A4. Spring
B1. Ride my arrow
B2. Summer painter
B3. Seagull
B4. Winter road

 

No comments

Leave a reply