Review: Home Schooled, The ABCs of Kid Soul (Numero Group)

1 Posted by - 11 febrero, 2015 - Reviews

home

Este es el testimonio de una industria que no tuvo escrúpulos para buscar niños y adolescentes en los rincones más alejados de Estados Unidos con tal de hallar un hit. Y que sin pudor utiliza voces infantiles para abordar tópicos habituales en la música popular, aun cuando no sean nada de candorosos.

No es casual que la puerta de entrada a este disco sea “Trust your child Pt. 1”, una canción acreditada a Patrizia & Jimmy que en realidad es una declaración de principios frente al mundo adulto: “Estoy de acuerdo en que hasta cierto punto / tienes que ser cuidadoso / porque tu niño no ha crecido / pero tienes que darte cuenta que a cierta edad / ya tenemos una mentalidad propia”, advierte la letra, sobre un ritmo contagioso y un teclado Hammond que construyen una verdadera pieza de rap antes de la explosión del rap. El responsable es Jimmy Robins, productor y cantante de carrera zigzagueante que halló a Patrizia de un modo, al menos, circunstancial: era la amiga de la hija de un amigo. Así se hacían las cosas en el mundo que recoge este compilado, uno más de la asombrosa serie Eccentric Soul del sello Numero Group, creado hace doce años en Chicago. Además, esa canción es reveladora sobre lo que viene después. Son 17 composiciones protagonizadas por niños, por voces que pueden transmitir inocencia, entusiasmo y frescura, pero que al mismo tiempo están siempre a la sombra del mundo adulto.

La segunda canción, por ejemplo, es de Promise, un cuarteto de chicas de Silver Springs, Maryland, que se las arreglaron para abrir conciertos de James Brown, Stevie Wonder y las Supremes, a pesar de que ninguno de los dos singles que grabaron logró mayor repercusión. Tras ellas estaba el propietario de DB Sounds, Robert Hosea Williams, que le cambió el nombre al grupo -antes fueron las Gerladets- y las sometió a un riguroso régimen de ensayos. Su canción es “I’m not ready for love”, casi tres minutos de coros luminosos y un pulso semibailable, pero la letra parece indicar más sobre las frustraciones de compositores maduros que sobre la candidez de jóvenes cantantes: “No estoy lista para quejarme y pelear / no estoy lista para llorar toda la noche esperando el teléfono”, dicen en un momento.

En otras canciones, esa perturbadora relación adquiere connotaciones diferentes. Little Murray, por ejemplo, canta “Don’t leave me mama”, una sentida balada cuyo hilo conductor es un temor profundo y propio de la infancia, como el abandono. Su timbre es realmente el de un niño y cuando entona “estoy llorando” remite a un verdadero sollozo infantil, sin embargo, en esa grabación hay más que niños. El pequeño Murray fue descubierto cantando una canción de los Jackson 5 en un show de talentos en Indianápolis y el compositor y productor Romeo Glenn lo reunió con los Mantics en un estudio de New Palestine, Indiana. Se dice que su voz llamó la atención alguna vez de un gran sello, pero ese interés se esfumó rápidamente luego que el precoz intérprete se mudara con sus padres a Detroit.

Ese es un caso ilustrativo además del extraño universo donde nacía esta música. Deslumbrados por el éxito rotundo de los Jackson 5, productores, compositores, representantes y progenitores -a veces, roles encarnados por una misma persona- buscaban nuevas voces para darle el palo al gato. En la mayoría de las ocasiones, al parecer, intentaban el golpe con los mínimos recursos y desde los márgenes de la industria. Así se desprende de este compilado, generoso en grabaciones precarias, producciones sencillas y ejecuciones imperfectas. Hay voces efectivamente tiernas, como las de 3 Stars, que alcanzan unos agudos insólitos en “Jersey slide Pt. 1”, y las de 3 Simmons, hijos del bluesman Mack Simmons, quienes se escuchan definitivamente como una aventura amateur.

Por supuesto, este disco contiene canciones maravillosas que probablemente merecían registros más dignos, mejor suerte en los rankings y un espacio en la posteridad. Sin embargo, quizás lo más relevante de Home Schooled: The ABCs Of Kid Soul no sea dilucidar cuanta injusticia hay en el olvido de toda esta música, sino escucharlo como un testimonio acerca de la industria que la produjo. Es una industria que buscaba reducir los costos y aumentar las utilidades. Que no tuvo escrúpulos para buscar niños y adolescentes en los rincones más alejados de Estados Unidos con tal de hallar un hit. Y que sin pudor utiliza voces infantiles para abordar tópicos habituales en la música popular, aun cuando no sean nada de candorosos.

Así, estas canciones revelan además el artificio de cierta música. Se supone que la música es interpretada por quien la siente, por quien la experimenta de manera genuina, pero es difícil asegurar que estos niños y adolescentes tenían plena incidencia y entendimiento sobre lo que debían cantar. Por eso este disco es un testimonio de esa época. Por lo mismo, también es un documento con plena actualidad.

178037-kids


A1. Patrizia & Jimmy – Trust Your Child Pt. 1
A2. Promise – I’m Not Ready For Love
A3. Eight Minutes – Here’s Some Dances
A4. Jack & The Mods – One Is Enough For One
B1. Little Murray & The Mantics – Don’t Leave Me Mama
B2. 3 Simmons – You Are My Dream (School Time)
B3. 3 Stars – Jersey Slide Pt. 1
B4. Cindy & The Playmates – Now That School Is Though
B5. Man Child Singers – Right On
C1. Altyrone Deno Brown – Sweet Pea
C2. Atons – Yellow Ribbon
C3. Triads – If You’re Looking For Love
C4. Quantrells – Can’t Let You Break My Heart
D1. Jr. & His Soulettes – 2009 Cherry Soul Sound
D2. Michael Washington – Little Girl
D3. Otis The 3rd – Time
D4. Step By Step – Time After Time
D5. Patrizia & Jimmy – Trust Your Child Pt. 2

No comments

Leave a reply